Obra de Teatro

Bajo terapia

de Matías Del Federico
España

Matías del Federico (cada vez que lo escribo se me vienen escenas de mi pueblo donde las abuelas sitúan a las nuevas generaciones: “sí, este e o Matías, o fillo do Federico, o que se liou coa Adelaida e se foi a facer as Américas”) utiliza las personalidades contrapuestas de las tres parejas, en primer lugar, para hacernos reír. Mucho y bien. Saliéndose de los tópicos y entrelazando pullas con traumas. Levantando las alfombras del dormitorio y aireando, de forma muy ágil y cómica, las miserias de las parejas.

Quizá, si he de ponerme quisquilloso, algún gag más físico que los demás, aunque me hizo partirme de risa en la butaca, me llevó a perderme durante algunos momentos del diálogo. En concreto una escena recurrente que sucede a un lado del escenario, mientras en el otro las lenguas afiladas siguen batiéndose en duelo. Ya digo que me partí la caja y por eso no debería lamentarme, aunque me pareció curioso eso de quitar el foco de lo que realmente lleva el hilo argumental.

Por otra parte, el contenido dramático, aunque lo vemos allá al fondo, acechar con las orejas levantadas y el lomo erizado, golpea tan sólo en un par de momentos que, al estar rodeados de las carcajadas, tan cercanas, le cogen a uno de sopetón y, quizá por esto mismo, llegan hasta la cocina a la velocidad del rayo, dejando una sensación agridulce muy bien conseguida. Como si uno no se esperase la hostia y le cogiese con el músculo relajado y blandurrio.

En definitiva, la obra me pareció muy equilibrada y, ya digo, con unas interpretaciones asombrosas, entre las que quizá destacaría, por encima de las demás, quizá también porque el texto las propicia, pero también porque sus actores están soberbios, a Fele Martínez y Melani Olivares, con una compenetración y una conexión que me dejaron patidifuso.

Scroll Up